Byteball

Byteball es una base de datos descentralizada enfocada en el desarrollo y ejecución de los Smart Contracts. Los Smart Contracts, también conocidos en español como contratos inteligentes, tienen las mismas características que los contratos tradicionales, vinculando a dos partes. No obstante, su particularidad es que es posible condicionar la ejecución del contrato a un hecho futuro sin necesidad de confiar en la otra parte, pues una vez ejecutado, el Smart Contract siempre se cumple y es imposible de modificar o destruir.

Byteball opera mediante una aplicación (cartera) compatible con iOS, Android, Windows, Mac, Linux y GitHub, y en ella se utiliza la moneda autóctona de la plataforma, el Blackbyte (también conocido como byte o GBYTE). Se trata de una manera completamente anónima que no permite que el dinero sea rastreado. Además, es una de las pocas criptomonedas que no hace uso de la tecnología blockchain para su funcionamiento, sino que está construida sobre TOR, lo que elimina los problemas de escalabilidad y tiempo de ejecución.

Al no estar basada en blockchain, los GBYTE no son repartidos mediante los típicos procesos de minería Proof of Work o Proof of Stake, sino que periódicamente (cada luna llena) se realiza una distribución entre aquellos usuarios poseedores de BTC o GBYTE que cumplan con los requisitos establecidos.

Funcionalidades Byteball

Las funciones de los Smart Contracts ofrecidos en Byteball son inmensas, y todas ellas son completamente seguras y sin ningún tipo de riesgo para el usuario. Así pues, existen contratos de seguros en caso de accidente o retraso aéreo, predicción de mercados (tanto en temas económicos como políticos o deportivos), apuestas deportivas contra otros usuarios, realizar transferencias a otros usuarios sin comisiones o hacer la compra. Todo esto desde cualquiera de las aplicaciones de Byteball, que pueden descargarse a través de su web siempre que se tenga un dispositivo iOS, Android, Windows, Mac, Linux o GitHub.

Tecnología Byteball

Byteball no hace uso de la tecnología blockchain para almacenar las transacciones, sino que su red descentralizada se basa en un sistema en el que las operaciones de los usuarios se relacionan para forma una “bola de nieve” de información (de ahí viene el nombre Byteball) que garantiza la seguridad de todo el sistema de la plataforma.

Este sistema, especialmente diseñado para el mejor funcionamiento de los contratos inteligentes, encripta los datos de tal manera que es imposible eliminarlos o modificarlos una vez confirmados. La confirmación de los contratos la realiza un “oráculo”, que se basa en la información añadida en la base de datos. Además, aquellos usuarios favorecidos por un Smart Contract deben pasar por un sistema de firma múltiple para verificar su identidad antes de reclamar los beneficios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *